top of page

Candado butifarra

El verano trae playa, ventilador y también cursos intensivos de Catalá gratuitos. Me inscribí en el Básico 1 que imparte el CPNL. Éramos 22 alumnes:


  • Natasha,Rusia,63. Se sacaba los pelos del mentón intentando pasar desapercibida.

  • Anet,Argelia,33. No puede controlar su impulso por ver el móvil, un día inició una videollamada en plena clase.

  • Olga,Ucrania,56. Ocupaba dos colores para tomar sus prolijos apuntes tamaño XL. Le gusta responder a todas las preguntas de Julia, la profesora, aunque no estuvieran dirigidas a ella.

  • Manuel,Perú,67. Siempre combina su camiseta con sus calcetines.

  • Mientras Julia nos enseña los pronombres y nos cuenta que en Catalunya no se trata de Usted a los mayores, Natasha interrumpe y dice: Claro, ¡democracia!

  • Olga y Natasha se hicieron amigas. Natasha le pregunta si leyó su horóscopo y Olga le responde: Ya no pienso en mí, sólo pienso en los míos, en si alguien fue bombardeado.

  • Marco,Italia,39. Es el favorito porque entiende la lógica de la lengua y responde rápido a las dinámicas.

  • Aprendimos que cada día tiene su planeta (Dijous=júpiter), pero que Diumenge es el día del Señor (?), no como en USA, que es el día del sol (ò_ó)

  • Cuando nos tocó aprender la hora, la didáctica Julia dijo “¿Alguien se considera impuntual?” y - sin dejar espacio a respuestas- dijo: por ejemplo la Tiare. Se me había olvidado lo que era ser señalada en clases.


Julia tenía mucha paciencia y no nos dejaba hablar ni explicar NADA en castellano, utilizaba la técnica de los dibujos en la pizarra cuando no lograba darse a entender. Aquí es donde comienza la magia, el momento en que los humanos de la clase buscan sobrevivir a las instrucciones y abrirse al aprenizaje:


  • Julia le pregunta a Natasha “qué fas al matí?”: Haggu prácticas espirituals.

  • Lari (43) y Fernando (16) son máma e hijo. Julia les pregunta “i tu Lari qué fas la tarda?” Lari, muy aplicada, responde: veu tele y alsmurzo. “I tu Fernando”: Lo mesmu. (salida perezosa, pero no menos ingeniosa).


A medida que avanzaban las clases y la exigencia por construir frases aumentaba, comenzaron las invenciones. Los alumnos, incluyéndome, empezamos a terminar las frases en U, els, m, at.


En paralelo, fui afinando mi oído y tuve un gran descubrimiento: Sergio Dalma de Sabadell, en su canció “Esa chica es mía” (1’51’’) dice “Orguliosa”. Orgullosa també me sentí al detectarlo.


Y así, las ganas de hablar, hicieron lo suyo; la frustración y el pudor fueron perdiendo su lugar. Estábamos creando una nueva forma de comunicarnos. Algunos con más ímpetu y personalidad que otres.


Partimos diciéndonos “Fins de ma Sofía” “Como va això César”, y poc a poc fuimos interactuando en los recreos y a intercalar palabras castellanas-catalanas. En el recreo, Olga, con su castellano sorprendente, me contaba historias tristes que siempre terminaba en “mare meva” y ¡ojo! sin Julia vigilando. Y así, fui consciente de una variante lingüística.


De mica en mica s’omple la pica.


Atención: la lengua en que se piensa, puede afectar al juicio moral



Este articulo es parte de The Posttraumatic VOL.6 "It's hard to focus today".

Puedes conseguirlo aquí. Y suscribirte por aquí.








Comments


bottom of page